The Student News Site of Weber State University

The Signpost

The Signpost

The Signpost

The Signpost

Este es tu corazón en el amor

Los corazones están por todas partes durante el mes de febrero por San Valentín. Pequeños corazones de caramelo, cajas de bombones con corazones y osos de peluche con grandes corazones representan el amor con el que se asocia San Valentín.

El corazón y el amor van de la mano. Pero, ¿realmente afecta el amor al corazón? Se dice mucho que el corazón es frágil y puede romperse con facilidad. En realidad, este órgano de tres kilos es muy resistente.

Chris Steelman, director del programa de especialistas y técnicos cardíacos de la Universidad Weber State, afirma que este pequeño órgano late 100.000 veces al día y bombea unos 100 galones de sangre por el cuerpo cada hora.

Damian Domanski, cardiólogo del Hospital Lone Peak en Draper, afirma que la vida empieza y acaba en el corazón.

“No morimos cuando perdemos un riñón o una pierna”, comentó Domanski. “Morimos cuando se para el corazón”.

El corazón es una de las constantes de nuestra vida y a veces ni siquiera pensamos en ello.

“Es una pequeña bomba que va desde que tienes cero años hasta el resto de tu vida”, explica Steelman. “Ni siquiera pensamos en ello, pero está ahí, ahí bombeando”.

El corazón reacciona a todo lo que ocurre en el cuerpo. Reacciona a las hormonas y enzimas que se liberan por todo el cuerpo, pero también al amor.

El amor tiene efectos positivos y negativos en el corazón.

“Las conexiones emocionales, no me refiero sólo al amor romántico, sino a las conexiones sociales, se han relacionado con mejores resultados de salud, presión arterial más baja, menor riesgo de problemas cardíacos y mayor función inmunitaria”, afirma Steelman.

Según Domanski, las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en los Estados Unidos, y Steelman afirma que muchas personas viven con hipertensión y nunca reciben tratamiento. Aunque el amor no es el tratamiento para estos diagnósticos, es una pequeña forma de reducir algunos riesgos.

Sin embargo, todo efecto positivo va acompañado de algunos efectos negativos.
“Las experiencias emocionales intensas, tanto positivas como negativas, pero sobre todo negativas, desencadenan una respuesta de estrés”, explica Steelman. “Esa respuesta de estrés conduce a un aumento de los niveles de cosas como el cortisol y la adrenalina, y van a tener un efecto perjudicial sobre el corazón con el tiempo.”

Una de estas experiencias emocionales intensas puede provocar una enfermedad cardiaca única llamada cardiomiopatía Takotsubo, o más comúnmente conocida como “síndrome del corazón roto”.

Según Domanski, un takotsubo es una olla de pesca japonesa que se utiliza para capturar pulpos. La parte superior de la olla se aprieta mientras que la inferior se deja abierta. Esta cardiopatía se denomina takotsubo por la similitud entre el aspecto de la olla y el del corazón en las radiografías.

Domanski explica que el síndrome del corazón roto se produce cuando las paredes del ventrículo izquierdo del corazón se contraen, limitando el flujo sanguíneo al organismo.

A menudo se oye hablar de personas que padecen el síndrome del corazón roto tras perder a su pareja, pero Domanski afirma que muchas veces no se puede determinar la causa exacta del trastorno.

“A veces no podemos determinar con precisión qué tipo de acontecimiento condujo a eso, pero por lo general es causada por estrés emocional severo”, dijo Domanski. “A menudo se trata de la pérdida de un cónyuge… puede ser una gran pelea, un desacuerdo o presenciar un suceso traumático”.

El síndrome del corazón roto es único porque muchos de sus síntomas son similares a los de un infarto de corazón. Domanski explica que si un paciente acude con esta condición, la mayoría de las veces se piensa primero que se trata de un ataque al corazón porque la mayor parte de los análisis de sangre dan positivo en los niveles elevados de enzimas propios de un ataque al corazón. La mejor forma de diagnosticar esta afección es por radiografías.

Pero no pierdas la esperanza. Estos corazones rotos tienen arreglo. El síndrome del corazón roto es una enfermedad de la que los pacientes pueden recuperarse.

Domanski explicó que el 95% de los pacientes diagnosticados de síndrome del corazón roto se recuperan totalmente a los pocos días. Pero esta condición cardíaca puede repetirse si se produce otro acontecimiento emocional intenso. Por eso Domanski dice que parte del proceso de recuperación es el aspecto psicológico y afrontar esos acontecimientos detonantes.

Esta condición cardíaca es poco frecuente. Según Domanski, es más frecuente en mujeres de entre 60 y 70 años, pero es poco común y un descubrimiento relativamente nuevo que no muchos miembros de la comunidad médica conocen.

Domanski recuerda dos ocasiones en las que los cardiólogos se quedaron perplejos sobre lo que ocurría con estos pacientes.

Una fue hace 20 años en Londres, en el Hospital St. Thomas, y la otra hace 15 años en el Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles.

Steelman dijo que todavía hay que investigar sobre esta enfermedad porque no mucha gente la conoce o la entiende.

El poder del amor y las emociones sobre el corazón tiene efectos sobre nuestro cuerpo. El estrés puede aumentar la presión arterial y el ritmo cardíaco y, durante largos periodos de tiempo, dañar nuestro corazón. El amor, no sólo el amor romántico, sino el amor por los amigos y la familia, tiene el potencial de reducir la presión arterial y disminuir las posibilidades de sufrir enfermedades cardíacas.

“Abraza el poder del amor este San Valentín”, dijo Steelman. “Así como el amor puede curar, también puede herir. Sean amables, sean cariñosos y aprecien esas conexiones, porque realmente son el latido de nuestra salud. Recuerda, un corazón lleno de amor es un corazón lleno de vida”.

Febrero es también el Mes de la Salud Cardíaca, así que este San Valentín, regala un poco más de amor para ayudar a tu corazón y quizá al de otra persona.

Leave a Comment
More to Discover
About the Contributors
Lexie Andrew, Culture editor
Grace Haglund, Graphic artist

Comments (0)

Comments written below are solely the opinions of the author and does not reflect The Signpost staff or its affiliates.
All The Signpost Picks Reader Picks Sort: Newest

Your email address will not be published. Required fields are marked *